jueves, 12 de enero de 2012

Conejosidades

Un peluche decapitado en la calle puede ser un deleite para algunos, al menos para mí. Tal es el caso de "Rogelio, el conejo lumpen que regresó del espacio". La ciencia hace maravillas y deformidades. Mis manos, deformidades. Ahora Chichito tiene compañero de juegos.










No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.