domingo, 17 de octubre de 2004

...y lavaba la pecera

Arrinconaba con mis manos las piedras
girando entre el polvo y el agua caliente
en las superficies plásticas de la pecera,
la metódica limpieza del refugio de las tortugas

Las pequeñas moscas vociferaban sobre mi cabeza
formaban los astros diurnos de aquel cielo blanco de la pared
y yo vi en la pileta la imagen del arroyo

Las aguas ocultas bajo el humo, sobrevolando la corriente
donde los cuerpos desnudos se bañan y pierden el sentido
entre aguas que brotan de las llamas del centro de la Tierra
y las heladas más frías, viajando en racimos de gotas
en los abismos del cauce,
donde las escamas de los peces son eternamente limpias

Cierran los ojos los seres en la ribera
en la temperatura incierta para termómetros
donde el recuerdo yace en la visualización pasada
de memorias de vidas anteriores, de monjes bañándose en aguas claras

1 comentario:

  1. ma llamo la atencion el titulo porque me senti plenamente identifiacada, pero al final, con el resto no. pero bueno, muy lindo igual.
    un beso

    ResponderEliminar

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.