lunes, 11 de octubre de 2004

Angora de cristal

Angora Cristalina del primer estallido

El vitraux desempuña luces fragmentadas en mis manos
derrama el destello de la creación en mi presencia
y los antílopes se adelantarán a mis pasos sedientos
así, seré el nicho manifestado a la voluntad de las fieras nocturnas.

Angora Cristalina de los opacos movimientos

Fino equilibrio el del labio del ternero, unido a la ubre de su madre
regocijado en el calor del madriguero, hasta dormir en imágenes pastorales
así, mi espípitu concibe su bendición
palpitando el frío de los muros, visagras de la urbe.

Angora Cristalina de los famélicos

Como germinan en galeras de sabios, gotas otoñales, sacras en su plenitud
cobrando vida las plantas testigas del canto meridional
y allí se escribe mi nombre por un niño, sobre la espalda desnuda de su maestra

Angora Cristalina derretida

Intersecta a mi cabeza la náusea áspera de la sequía
como brota la sangre de mis manos adormecidas
torrentosas corrientes en los canales estrechos de mis movimientos
actuando de ciego antes los espectadores envueltos de antifaces

Angora Cristalina de finale

He así el ingenuo
que corre entre los pasos marcados en la tierra de lluvia
Dónde comen los ancestros cremados en mis hogueras?
En mi mano cubierta de angora,
donde estacionan las palomas balbuceando nombres en lenguas extranjeras

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.