lunes, 11 de octubre de 2004

Durante el cambio

En los movimientos de la cama entre las telas del despertar
tu rostro era el que cambiaba los rasgos disímiles
Helaba el momento la tenue luz, cuando tu voz rasgaba mi cuerpo
Y ya no sabía quién eras
pero sabe tan bien ser amado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.