miércoles, 24 de septiembre de 2008

Chenille




Las víctimas se irán reduciendo
lentamente
aunque el incendio se haya extendido,
corra con sus colmillos afilados
en punta
por toda la planta
acorrale operarios
y estrangule normas y políticas.

¡Arde Chenille!

Nadie podría haberlo previsto
no estaba en el imaginario de la factoría:

La estática y el solvente
fueron el foco
desencadenante
el incidente, luego accidente,
como dicen los plumíferos
que habitan los pastos maltrechos
desparejos
del parque industrial:
teros,
caranchos
y en menor proporción,
calandrias.

-La prisa come el alma de los fuertes
en forma voraz,
y las decisiones apresuradas
son un cáncer maligno
que avanza y arrasa
contra todo destello de sensibilidad.

Los débiles
morirán más rápido,
pero a (la condena de) su tiempo
todo será un proceso más lento.

¡Arde Chenille!

Y la invasión de gatas peludas,
como si fuera poco,
tuvo que ser sofocada por los brigadistas
los supervisores y el personal de mantenimiento,
pisada tras pisada
borcegos verdes
pegajosos
húmedos de rocío y baba
con olor a ahumado
por doquier.

La seguridad privada palpará a ellas las lampiñas
cachearán sus cuerpos largos de vesturario femenino
y vomitarán tortillas asadas de la rotonda sobre sus cuerpos
hasta que todo esté controlado
todo esté bajo control.

Largo proceso en Chenille.

Teñir las pastas de esta cena agitada
hilar e hilar
como la nonna hacía en el desvelo de la siesta
del verano sofocante
pero nadie preveía
(salvo el oráculo montado en los rulos de Ronaldo Fabiano de McDonald)
que arderíamos hasta descostillarnos

¡Y la producción!
bendita sean las pérdidas materiales
también
las humanas.*

Y el incendio es plum!

Un plum! que hace neblina
en esos ojos chinescos
retorcidos por el viento que se derrumba
junto a los galpones
y las disonancias de estallidos
de gomas de camiones,
en esa boca seca por la tierra rojiza
que cubre los baches del pavimento
que se fuma todo el campo
de una pitada larga y brusca.



* y la clínica médica soltará a las enfermeras voluptuosas
del cautiverio de sus celdas luctuosas
para que luchen en el fango
y escupan sobre las heridas de primer grado
todo grado
es calor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.