jueves, 21 de diciembre de 2006

Pendiente abajo

Me invade una sed inconmensurable
capaz de expandir las acequias y
cerrar cada ventanal a la laguna;
el peso del cuerpo cobra un sentido profundo.

El desfile de gentilezas, gárgolas entusiastas
que se han tomado un descanso, comienza
y la piel se desdibuja con el calor.

Nuevamente me hablas,
nuevamente me inquietas.

Puedo sostener mi respiración sobre tu rostro
y que cese la desesperación,
esparcir la impaciencia de mi cuerpo en el tuyo.

Pero tengo mucha sed y la tierra agrietada
se representa sin cesar.

Acaba, dulcemente repite e insulta,
inquieta a las aves que reposan en la cornisa
pero no mires hacia atrás, ni a los costados.
Manten firme la vista en la luz de la vela
y siente como se incineran delicadamente tus pestañas.

No dejes de sostenerme que el abismo es amplio
tan inmenso que no podré calcular mi caída.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.