lunes, 6 de diciembre de 2004

Liberen a las moscas

Haced justicia de manos pálidas,
enjuagadas en la claridad de la mañana.
Hoy todos corren sin dirección y se chocan contra las barreras
Dónde están las moscas? Refugiadas en el estiércol?

Liberen a las moscas, ya no vuelan las mañanas de la bahía
pesan los velos de las señoras y las lámparas no crujen alas

Prestad atención, camaradas, que todo fluye veloz en estas calles
hasta el pequeño roedor que se esconde detrás de las paredes.
Hoy apesté mi hogar y mi cuerpo de blasfemias,
de eructos almacenados por décadas,
y la tristeza de quebrada fue aún más fuerte
cuando las ventanas estuvieron abiertas
ni una mosca visitó mi hedor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.