martes, 7 de diciembre de 2004

Gato negro (versión II)

Me prestaré a sus ojos amarillos
y a cada pelaje negro caído.
Hoy hallé a mi maestro tan esperado en el patio
inclinóse sobre el pasto duro
y nos miramos, mientras
yo
incliné hacia él
Él se apoyó contra la tierra y enseñó:
precaución decían sus movimientos
Comprendí sus pasos, la inteligencia
que envolvía cada movimiento
Ahora antes de pisar un rostro,
verificaré con precaución que así lo sea,
antes de gastar energía en el suelo negligentemente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.