martes, 7 de diciembre de 2004

Sin dolor aparente

Una neurona, sin analgésico,
que duela en la rotura de cada entrada y golpe
Que se ahoguen en los aullidos de alcohol
o mueran enfermas de pensamiento.
Sin pastillas para migrañas crónicas!
Sólo hay algo crónico y es el dolor disfrazado.
Quiero que todos lastimen sus piernas con bronce,
dejen marcas en la piel helada y la carne partiéndose tibiamente.
No seré imperativo en mis demandas, sólo un tanto exigente.
Observaré desde el período violeta de Alicia,
cómo avanzan mis reclusos, qué más le sigue a sus penosas tareas,
sin más flagelos que los ya bordados en sus baberos...

Que el bebé no llore, que la madre lo acaricie
que lo rodeen hermosos pezones en una danza tribal
lo engorden hasta que su frágil intestino perezca en la mirada
en la cara de madre impune
de la gorda que se purga en el césped
y los perro lloren frente a los reclusos.

Puedo ensuciar mi cara de la sangre que no se volcó de la copa?
Esta noche me desvelo sucio a los ojos de los visitantes,
tal vez nunca duerma o sólo forme parte de mi ejército de reclusos
y seré el de la casta más baja....

Escribiré cartas desde allí, por la fosa oscura
aunque no haya velas ni lumbre, más que lo cálido de tus ojos....

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.