martes, 12 de octubre de 2004

Cuna del nuevo caballero

En las puertas imperiosas
donde Gengis Khan venera sus armas
el sable, destino de cielos

Duerme, ligeras ropas
el apetito de la chinchilla en su ascetismo
Las glorias del pasado que despiertan
en sábanas desconocidas
en el cuerpo de niñas y niños
jugando con trozos de espadachines

En el ojo más desalentador a la admiración
indiferencia de los sabios y virtuosos preceptores
de la criatura que despojará el bastón lustrado de su séquito
y los escolásticos ebrios en la ignorancia que los mese
como manos sin dotes ni luz

Despierta, noble persona
encuentra y profana las tumbas esondidas de los santos mongoles
despierta del bronce que te cubre en Baikal
quiebra las telas de la placenta, encarnación de conquistadores pasados

Ha llamado la lluvia y tus ráices,
hambrientas de sabiduría
cosquillean tu barriga

Bebe y respira

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.