miércoles, 9 de abril de 2008

Arsenal



Fui invitado por mi familia a ir a la cancha para ver Arsenal contra Fluminense. Partido despedida del equipo local de la Libertadores. Según cuenta la leyenda, en 1998 hice la promesa de que sería hincha oficial de Arsenal cuando ascendiera a primera, época en la que mi ídolo era el sapo Cuevas, un delantero curioso. Después vinieron otras cosas y el fútbol no fue una de las prioridades, así que dejé de lado la promesa. La última vez que había visto a Arsenal fue hace un poco más de un año, cuando jugó contra Rosario Central y empataron. Un partido mediocre que aburrió demasiado. Me la pasé tomando café en el buffet.

Hoy dudé en ir un rato antes de que empezara el encuentro -el desgano me está ganando siempre estos días-, pero finalmente Yami decidió sumarse a la troupe, compuesta por mi hermano menor, mi hermana y mi padre, y me animé. Además todos querían que fuera y desconozco los motivos de ese deseo.

Ambos equipos con mayoría de suplentes pretendían hacer los menores esfuerzos. El partido no modificaría ni alteraría nada, sea cual fuese el resultado. Un primer tiempo para el olvido. Destacable el afrobeat delicioso de los hinchas brasileños de Fluminense. Atrás nuestro estaba el presidente del club, uno más del clan Grondona, mafia nefasta que gobierna el fútbol argentino desde los tiempos de la dictadura. Me compré una coca a temperatura ambiente que estaba excesivamente cara. Destacable también el logo de Santander, empresa auspiciante de la copa Libertadores: parece un sorete con su respectivo olor.

Me gustó el joven Bottaro. El partido fue más atractivo en el segundo período y salió a la luz la idiosincrasia de Arsenal, guerrero de humildes ballestas oxidadas como armas. Contento. El clima festivo, un aire de familia y vecinos. Puteadas simpáticas y distendidas. Se escuchó mucho "negro puto" y cosas similares. Noche agradable. Un poco molesto el humo que desde la tarde invadió Sarandí y también se diseminaba por toda la cancha como una lluvia fija. Ya había sucedido unas semanas atrás. ¿De dónde sale tanto humo?

4 comentarios:

  1. no se le lone sale tanto humo, pero con este calor es horrible

    ResponderEliminar
  2. Pero ahora no se me puede quejar, que se vino la lluvia y el fresquete otoñal, por favor! El humo sigue? No me fijé ahora...

    Besos de viaducto goleador!

    ResponderEliminar
  3. A PESAR DE VIVIR LEJOS SOY DEL ARSE Y UNA DE LAS RAZONES DE MI SIMPATIA FUE ESE EQUIPO QUE MENCIONAS.SALUDOS

    ResponderEliminar
  4. De dónde sos? El sábado me cayó una tristeza cuando perdieron con Rosario, qué cosa. Así es el fútbol, Arsenal no está en su mejor campaña.

    Abrazo

    ResponderEliminar

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.