viernes, 7 de septiembre de 2007

Desmintiendo al canalla

Es que para mí, todo esto no es real.
Ni esa manzana, ni el pupitre donde me sentaba en la primaria,
ni el quitasol de los nobles chinos,
ni el pequeño adminículo que cuelga de mi llavero,
ni el mango con forma de fox terrier en mi paragüas heredado,
ni la medianera que me separa del carpintero,
ni el tipo que me está puteando.
Es todo una ilusión, una macabra ilusión, originada por mi afición al degustamiento de castañas en almíbar.

3 comentarios:

  1. que mal que escribis nene, dedicate a otra cosa!

    ResponderEliminar
  2. che muy muy bueno este poema, en serio. soy otro q el de arriba eh, ya me voy a hacer una cuenta aca, o recordar la q tenia. abrazo

    ResponderEliminar

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.