lunes, 26 de junio de 2006

Oh, te leo

Como te decía, belleza, las calles aspiran algo de aire - también yo, mientras camino - y la ciudad se contornea tanto que temo que resbale.
No tengo novedades, creo sentirme mejor, pero la estabilidad es difícil de creer, amor. No te parece? Un despojo de humildad y sanar en silencio.
Ahora cesa el olor tierno de la tierra, se vuelca un poco el ruido de los autos hacia otros hemisferios, un poco de silencio se presta, mesurado.
Querida, no sé qué hablar, o de qué. Por qué? Me siento fresco, ansioso, temeroso y un cubo siniestro cuando estoy de mal humor.
Bueno, tengo que irme.
Cariños y un fuerte abrazo

1 comentario:

  1. si no sabes qué o de qué hablar, no hables, no importa
    mirame, acariciame y besame
    cariños para vos tambien
    espero ese abrazo fuerte con ansias

    ResponderEliminar

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.