jueves, 24 de marzo de 2005

Ventanal al mar

Desamarrados son los pasos del aire
que llama a la ventana desde los mares
Los hombres cimarrones que brotan del mar
portan en sus pechos la insgnia del Otro hemisferio.
Divagantes moradores del corazón de este mundo
aplacan los caracoles de la arena con sus pies.

Gorjean las avispas en los techos poblados de niños lampiños
y las señoras portan sus mantas hasta el humedal humano,
a errantes que se proclaman a las tierras de Gracia.
Con visión eidética - única vista que debería existir -
se perturban las aguas y se encallan las barcas.
Se huele el fresco de la sal y el sudor de los hombres
con sus cabellos rojizos al sol.
Alabando
la costa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.