jueves, 9 de diciembre de 2004

Mocoso

El niño estaba sentado en los adoquines
daba aires de elegancia
fumaba el cigarro como un caballero
bocanadas de maduro y voz ronca
Pidió entusiasmo, alcohol y mujeres.
Perdió los estribos en algún momento,
cuando terminó de cantar junto a las grullas.
Dos padres se le acercaron
y convidaron de palizas al mocoso.
Se fumaron a mitades el cigarro,
pero no tan elegantemente como hacía el niño.

1 comentario:

  1. Ja!! me recuerda a alguien ese niño.....esa necesidad de lujuria viciosa.....aunque nunca se dejaria quitar el cigarrillo aquel niño que me hace recordar.....besos,,,nos vemos el miercoles(esto ya empiesa a ser mi firma....ver post de j)

    ResponderEliminar

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.