domingo, 3 de octubre de 2004

Sin

Cuando deslicé mis dedos sobre las alas de la mosca,
no imaginé que las copas de los pinos se volvieran de piedra.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.