jueves, 30 de septiembre de 2004

Tortuga marina//Señuelo encantador en la felicidad de su majestad

Porque hoy, tengo ganas de escribir
ganas de sentir
equivocarme y no sufrir las heridas
de rocas en las que caigo una y otra vez.

Correr a través de la arena,
brotar de huevecillos opacos
huir de los picos de las gaviotas
de ser mordido por sirenas.

Zambullirme, señor pescador!!

Sólo veo el mar
abierto de par en par
no siento el iodo que agrieta.

Quiero correr, liberarme de la astucia
de la inteligencia falaz
no quiero ser poeta
sólo viento de mar.

Escribirme, relatarme, diagnosticarme
semiótica del ignorante
y ya
nado en tu falda azul.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.