jueves, 30 de septiembre de 2004

Sueño aural

Enrarecidos aires
en la penuria del atardecer
siguiendo los pasos de la madame.

Mármol blanco
renacimiento francés, huele tan bien
y subes la escalera prohibida.

Quiero seguir tu calumnia
perseguir tu aroma.

La caracola es la escalera
donde agitas tu ronquidos
y sigo tu piernas.

Allí llegas a tu cama,
donde te ves dormida
arropada en sábanas blancas.

El sueño que más temes
en infinitas subidas de peldaños
y así verte, tan plácida.

Aferrada las yemas al colchón
hueles
y te convidas un beso de buenas noches
en el desván que mira al sur.

1 comentario:

  1. Muy bello digno de un escritor como usted, tambien me gusto mucho el de Pasco, me gustan en general tus nuevos poemas, se sienten mas inmersos en ellos, no tan contemplativos como antes, sin embergo seguis teniendo esa metafora descriptiba, narratiba, que te va adentrando en el poema. Sigue asi caballero. Abrazos

    ResponderEliminar

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.