domingo, 26 de septiembre de 2004

Afeitada

Esta madrugada, en la calle Bartolomé Mitre, un ómnibus se detuvo frente a mí. En su costado había una publicidad con el rostro de Alejandro Fantino. Me sonreía y me mostraba una hoja de afeitar. Este anuncio me dio el empujón definitivo para aplacar mi duda de esos días: cortar mi barba. Así se acaba su estadía natural, vellos de mi rostro. La publicidad ha funcionado en esta ocasión.

2 comentarios:

  1. jams me afeitaria par quedar como fantino!
    en ese caso me dejaria un barba como walt whitman o n o me afitaria mas.. ni para quedar como florencia de la verga!
    chihi, con barba de domingo...

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco quisiera parecérmele. Ni siquiera, usar su gillete. Pero sí decidirme a afeitarme tras estar reflexionando eso mismo por unos días. El anuncio fue un golpecito de nuca que me cerró por completo el importante evento (en mi opinión) que es el de afeitarme. Salut!

    ResponderEliminar

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.