jueves, 16 de septiembre de 2004

bullicio entre oleaje de arena

dama de verano
vestida de cuadros de acrílicos, sin polleras elegantes
ni refinada su conducta, ni amarenados sus modos

nace alejada de la toxicidad de sus miedos
bajo el despertar del pensamiento ciego

viste de amarillo, de luces con el brillo más fino
pelos lacios largos, sedosos

vida, faltan los músicos y las danzas nocturnas
soy forastera en la plenitud de mi éxtasis
en el seno de una casa que ignora quién soy

ignoro mi identidad, deidad
hundo mis pasos al día que nazco, próximo ya
mi mirada carece de recepción, tan sólo la fuga de ideas dispares
los muchachos bellos que nunca me gustaron

viviendo el destierro de mi hogar
tras la caída del muro umbilical
¿mis abrigos? ¿mis amigos?

bajo los cielos, en las playas despobladas
donde se cubren de sol los bosques de pinos
en las noches de luna que deja ver el caminar en el sendero
en el silencio de los animales que cazan

fui la esposa de mi mujer
a su espera con el té de jengibre en mis manos
bajo la sombra de la pequeña casa en el desierto

recopilando enciclopedias de piedras en mi regazo
en la lectura de Whitman unido a la quietud del aire

donde disqué los número de todos mis conocidos
en mis manos secas y quemadas por el calor

dibujé líneas sin defectos, sin maravillas
figuras sin nombre, retratos sin gafas

se levanta la femeneidad
la más viril y libidinosa
la sensible dama que hurguea sus narices
no llora

arropó un día sus bolsos y se marchó
llorando tras los vidrios del ómnibus
por su amada retenida en su retina

ella, con sus cabellos cortos, despeinados
aferrada a la arena con desesperación ensordecedora
en el abismo abierto entre las dudas

fui la dama que volvió a llorar
quebrarse de amor, lejano al calor de las mantas de la cama
de los colores de los abrazos

la dama que se ausentó cierta tarde de enero

6 comentarios:

  1. Como tu has dicho, nos gusta mucho este escrito a los dos.

    ResponderEliminar
  2. no se a que se refiere no se si me gusta la redacion, pero que bello y misterioso eso de: "fui la esposa de mi mujer
    a su espera con el té de jengibre en mis manos
    bajo la sombra de la pequeña casa en el desierto"
    no?
    chihiro

    ResponderEliminar
  3. no se a que se refiere no se si me gusta la redacion, pero que bello y misterioso eso de: "fui la esposa de mi mujer
    a su espera con el té de jengibre en mis manos
    bajo la sombra de la pequeña casa en el desierto"
    no?
    chihiro

    ResponderEliminar
  4. Me confundi Chihi...es muy linda la frase, pero ahora, gracias a vos, me doy cuenta de lago de lo que no me habia percatado, algo triste.

    ResponderEliminar
  5. uh, no queria causar tristeza.... si quiere me cuenta, quien quiera que sea...
    chihi

    ResponderEliminar
  6. que recuerdos...tristes, alegres y tibios.

    ResponderEliminar

Antes de escribir algo, sepa que su comentario es discutible es discutible es discutible.